Yo no me casé con esta Venezuela, por Lilian Tintori

Su Santidad tiene razón por : Lilian Tintori

Su Santidad tiene razón por : Lilian Tintori

(Caracas, 12.09.17).- En su reciente viaje a nuestra hermana Colombia, el papa Francisco dijo: “Hago un llamamiento para que se rechace todo tipo de violencia en la vida política y se encuentre una solución a la grave crisis que se está viviendo y afecta a todos, especialmente a los más pobres y desfavorecidos de la sociedad”.

Su Santidad tiene razón, en Venezuela tal como lo hemos denunciado en el mundo entero y lo hemos expuesto ante la Santa Sede, hay violencia política: hay presos de conciencia, hay presos políticos, hay decenas de casos de torturas, de detenciones arbitrarias, de persecuciones por razones políticas y hay asesinatos por razones políticas. Toda esta violencia es fruto de la crueldad con la que esta dictadura trata a quienes pensamos distinto.

El papa Francisco también dijo: “lo más doloroso es el problema humanitario, tanta gente que escapa o sufre. Debemos ayudar a resolverlo. De todas maneras, yo creo que la ONU debe hacerse sentir también allí para ayudar”.

Y en efecto, tal como lo hemos venido denunciando desde hace más de dos años y tal como lo advirtiera mi esposo Leopoldo en el año 2014, Venezuela sufre una crisis humanitaria y la ONU debe asumir un rol activo en la búsqueda de una solución que le traiga paz, justicia y también comida y medicinas a Venezuela.

Nosotros, a través de Rescate Venezuela, hemos desarrollado por todo el país y por todo el mundo una campaña alertando sobre la crisis humanitaria, recolectamos miles de cajas de insumos médicos en 11 ciudades del mundo, los trajimos a Venezuela y los entregamos a ONG y a hospitales, tenemos más de un año exigiendo la apertura del canal humanitario y hemos propuesto soluciones para detener de inmediato tanta injusticia en el país con mayores reservas petroleras del mundo. Hoy, hasta el Papa habla de la crisis humanitaria que vivimos. Hay que detener de inmediato tanto sufrimiento injusto.

La Santa Sede, por instrucciones de papa Francisco, ha estado cerca de la dura situación de conflicto que vivimos los venezolanos. Los venezolanos, tal como lo dice Su Santidad, creemos y necesitamos una solución pacífica a esta crisis y, como siempre hemos dicho, esa solución pasa por tener elecciones generales libres, transparentes y universales, el respeto a los poderes constituidos como la Asamblea Nacional, la liberación de todos, todos, los presos políticos y la apertura de un canal humanitario.

Las palabras del papa Francisco nos vuelven a recordar que Venezuela no está sola, que debemos mantener la fe en Dios Todopoderoso y también en nuestra Iglesia y en Su Santidad.

Santo Padre, no deje de acompañar e interceder por este pueblo que lo ama y respeta. Los venezolanos queremos vivir en paz.

¡Fuerza y Fe!

 

Lilian Tintori

Activista de Derechos Humanos

Nuestra voz se escucha en el mundo, por Lilian Tintori

Nuestra voz se escucha en el mundo, por Lilian Tintori

(Caracas, 06.09.17).- El pasado sábado 2 septiembre bajé al aeropuerto de Maiquetía, como siempre he hecho durante estos largos tres años, para iniciar una nueva gira que me llevaría a encontrarme con la dirigencia política más importante de Europa: el presidente Rajoy de España, el primer ministro Emmanuel Macron de Francia y la canciller Angela Merkel de Alemania.

Para mi sorpresa fui retenida antes de llegar a migración por unos funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana que me rodearon para comunicarme que me encontraba retenida.

Sobre mí no pesa orden de arresto ni prohibición de salida del país. No existe argumento legal alguno que pueda impedir mi derecho al libre tránsito ni el de salir de viaje a cumplir con mi trabajo de activista de derechos humanos. Pero como ya sabemos y como he venido denunciando a lo largo de estos años y en todas las latitudes del mundo de forma pública; en Venezuela no existe Estado de Derecho, en Venezuela no se respetan las leyes porque en Venezuela no hay democracia, hay dictadura.

¿A qué le temen? ¿Qué es lo que no quieren que diga? ¿Por qué arman ollas en mi contra para desprestigiarme? ¿Por qué tratan de atacar mi familia y mi reputación?

Muy sencillo y tan básico como lo es la razón por la que existen las dictaduras: porque le tienen miedo a la verdad. Todo aquel ciudadano que hable con la verdad que desnude al régimen opresor debe ser perseguido, encarcelado, silenciado.

Eso es lo que han venido haciendo sistemáticamente en Venezuela, eso explica los miles de heridos en las protestas, eso explica los 123 asesinados, los 545 presos políticos, los torturados y los exiliados. El miedo a la verdad también es lo que explica que pongan a nuestro pueblo a pasar hambre, enfermedades e inseguridad: quieren someternos, silenciarnos, comprarnos y quieren a toda costa y por cualquier medio callarnos.

Se equivocan una vez más: no nos callarán. Podrán encarcelarnos, pero no podrán encarcelar la verdad. Podrán perseguirnos, pero no podrán escaparse de la verdad. Podrán dispararnos, pero no podrán esquivar el peso de la verdad.

Y la verdad que hoy Europa nos escucha, en esta misma gira que pensaban haber destruido evitando mi salida del país, nos escuchan porque están el Presidente Julio Borges de la Asamblea Nacional así como su Vice Presidente Freddy Guevara representándonos, a Leopoldo, a mí y a los 30 millones de venezolanos, nos escuchan porque no podrán callarnos.

Aunque en Venezuela hay una Dictadura que viola sistemáticamente todos los Derechos Humanos de todos los venezolanos y lo hace a propósito y lo hace con maldad y crueldad, no podrán callar la verdad, pues como reza el dicho popular “no se tapa el sol con un dedo”.

¡Seguimos Venezuela! ¡No nos callarán jamás!

Fuerza y Fe

Nuestra voz se escucha en el mundo por : Lilian Tintoti

(Caracas, 06.09.17).- El pasado sábado 2 septiembre bajé al aeropuerto de Maiquetía, como siempre he hecho durante estos largos tres años, para iniciar una nueva gira que me llevaría a encontrarme con la dirigencia política más importante de Europa: el presidente Rajoy de España, el primer ministro Emmanuel Macron de Francia y la canciller Angela Merkel de Alemania.  

Para mi sorpresa fui retenida antes de llegar a migración por unos funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana que me rodearon para comunicarme que me encontraba retenida.


Sobre mí no pesa orden de arresto ni prohibición de salida del país. No existe argumento legal alguno que pueda impedir mi derecho al libre tránsito ni el de salir de viaje a cumplir con mi trabajo de activista de derechos humanos. Pero como ya sabemos y como he venido denunciando a lo largo de estos años y en todas las latitudes del mundo de forma pública; en Venezuela no existe Estado de Derecho, en Venezuela no se respetan las leyes porque en Venezuela no hay democracia, hay dictadura.

¿A qué le temen? ¿Qué es lo que no quieren que diga? ¿Por qué arman ollas en mi contra para desprestigiarme? ¿Por qué tratan de atacar mi familia y mi reputación?

Muy sencillo y tan básico como lo es la razón por la que existen las dictaduras: porque le tienen miedo a la verdad. Todo aquel ciudadano que hable con la verdad que desnude al régimen opresor debe ser perseguido, encarcelado, silenciado.

Eso es lo que han venido haciendo sistemáticamente en Venezuela, eso explica los miles de heridos en las protestas, eso explica los 123 asesinados, los 545 presos políticos, los torturados y los exiliados. El miedo a la verdad también es lo que explica que pongan a nuestro pueblo a pasar hambre, enfermedades e inseguridad: quieren someternos, silenciarnos, comprarnos y quieren a toda costa y por cualquier medio callarnos.

Se equivocan una vez más: no nos callarán. Podrán encarcelarnos, pero no podrán encarcelar la verdad. Podrán perseguirnos, pero no podrán escaparse de la verdad. Podrán dispararnos, pero no podrán esquivar el peso de la verdad.

Y la verdad que hoy Europa nos escucha, en esta misma gira que pensaban haber destruido evitando mi salida del país, nos escuchan porque están el Presidente Julio Borges de la Asamblea Nacional así como su Vice Presidente Freddy Guevara representándonos, a Leopoldo, a mí y a los 30 millones de venezolanos, nos escuchan porque no podrán callarnos.

Aunque en Venezuela hay una Dictadura que viola sistemáticamente todos los Derechos Humanos de todos los venezolanos y lo hace a propósito y lo hace con maldad y crueldad, no podrán callar la verdad, pues como reza el dicho popular “no se tapa el sol con un dedo”.

¡Seguimos Venezuela! ¡No nos callarán jamás!
Fuerza y Fe

Lilian Tintori
Activista de Derechos Humanos

Tenemos derecho a vivir, por Lilian Tintori

Tenemos derecho a vivir, por Lilian Tintori

(Caracas, 30.08.17).- El régimen ha violado en Venezuela cada uno de los Derechos Humanos consagrados en la Carta de Derechos Humanos. Comenzando por el derecho a la vida porque si no nos mata la delincuencia nos mata el hambre y si no, nos mata la represión.

 

Según el Observatorio Venezolano de Seguridad, han ocurrido 9.927 homicidios desde el primero de enero hasta el 13 de agosto de este 2017.

 

Según Cáritas de Venezuela, 7 de cada 10 hogares han presentado deterioro en su alimentación y el 75% de la población ha sufrido una pérdida de peso promedio de 8kgs. Cada vez son más impactantes las imágenes de los venezolanos en la frontera, saliendo a Colombia o a Brasil buscando comida.

 

Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), para que una familia de cinco miembros pueda adquirir la cesta básica familiar necesitaría 18,9 salarios mínimos.

 

Hay un 85% de la escasez de medicamentos y enfermedades que hasta el 2014 se consideraban erradicadas, como la Malaria, han presentado un incremento de hasta 76% los últimos años.

 

Estamos alertando sobre la Crisis Humanitaria que hoy vivimos en Venezuela desde 2014, Leopoldo entregó su libertad para alertar al mundo de la crisis venía por causa de un modelo fracasado de hambre y dictadura. Fue un visionario porque pudo anticipar lo que sucedería y trató de evitarlo entregando su propia libertad a cambio de la de toda Venezuela.

 

En 2016, frente a esta crisis, Leopoldo me pidió que recorriera el mundo para tratar de ayudar a los venezolanos que más lo necesitaban, y así nació Rescate Venezuela, una campaña para recolectar insumos médicos en distintos países, recorrimos 11 ciudades y recolectamos miles de cajas de insumos médicos, muchos de ellos los trajimos a Venezuela y los entregamos a ONG y a hospitales, otros se quedaron en el puerto porque el régimen no permitió el ingreso.

 

Tenemos más de un año exigiendo la apertura del Canal Humanitario y hoy sigue siendo una bandera de nuestra lucha. Nuestras exigencias siguen siendo las mismas, apertura de un canal humanitario, libertad de todos los presos políticos, elecciones generales y respeto a la Asamblea Nacional.

 

Por esas 4 razones estuvimos 4 meses en la calle, 4 meses protestando, y la respuesta del régimen a nuestra protesta pacífica fue desproporcionada, fuimos agredidos a quemarropa, perseguidos, torturados, heridos.

 

Hoy la cicatriz más profunda son los 123 muertos producto de la represión sistemática de las fuerzas armadas y de los colectivos que actúan bajo órdenes de la dictadura. Hay 590 presos políticos, constantemente sometidos a tratos inhumanos, crueles y degradantes.

 

Es necesario que nos ocupemos de las preocupaciones y del dolor del más necesitado, nuestro pueblo no puede seguir buscando en la basura para comer, nuestros niños no pueden seguir muriendo por desnutrición como viene ocurriendo, los enfermos no pueden seguir aguantando tanto dolor, la inseguridad no puede seguir enlutando familias, la dictadura no puede seguir oprimiendo al 90% de los venezolanos rechazamos a Nicolás Maduro y a su modelo fracasado, de hambre, escasez, inseguridad, falta de servicios básicos y represión.

 

El mundo está con nosotros, hoy prácticamente todo el continente se ha pronunciado en contra de la violación de DDHH en Venezuela.

 

Como activista de derechos humanos, seguiré firme y con más fuerza, levantando mi voz, seguiré denunciando en Venezuela y en el mundo las violaciones de los DDHH, seguiré apostando y trabajando por el Rescate de nuestro país, porque tenemos derecho a vivir y porque esta lucha, es una lucha por amor: a nuestras familias, a nuestro pueblo, a nuestro país.

 

Fuerza y Fe

 

Lilian Tintori

Activista de Derechos Humanos

Tenemos derecho a vivir por : Lilian Tintoti

Tenemos derecho a vivir por : Lilian Tintoti

(Caracas, 30.08.17).- El régimen ha violado en Venezuela cada uno de los Derechos Humanos consagrados en la Carta de Derechos Humanos. Comenzando por el derecho a la vida porque si no nos mata la delincuencia nos mata el hambre y si no, nos mata la represión.

Según el Observatorio Venezolano de Seguridad, han ocurrido 9.927 homicidios desde el primero de enero hasta el 13 de agosto de este 2017.

Según Cáritas de Venezuela, 7 de cada 10 hogares han presentado deterioro en su alimentación y el 75% de la población ha sufrido una pérdida de peso promedio de 8kgs. Cada vez son más impactantes las imágenes de los venezolanos en la frontera, saliendo a Colombia o a Brasil buscando comida.

Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), para que una familia de cinco miembros pueda adquirir la cesta básica familiar necesitaría 18,9 salarios mínimos.

Hay un 85% de la escasez de medicamentos y enfermedades que hasta el 2014 se consideraban erradicadas, como la Malaria, han presentado un incremento de hasta 76% los últimos años.

Estamos alertando sobre la Crisis Humanitaria que hoy vivimos en Venezuela desde 2014, Leopoldo entregó su libertad para alertar al mundo de la crisis venía por causa de un modelo fracasado de hambre y dictadura. Fue un visionario porque pudo anticipar lo que sucedería y trató de evitarlo entregando su propia libertad a cambio de la de toda Venezuela.

En 2016, frente a esta crisis, Leopoldo me pidió que recorriera el mundo para tratar de ayudar a los venezolanos que más lo necesitaban, y así nació Rescate Venezuela, una campaña para recolectar insumos médicos en distintos países, recorrimos 11 ciudades y recolectamos miles de cajas de insumos médicos, muchos de ellos los trajimos a Venezuela y los entregamos a ONG y a hospitales, otros se quedaron en el puerto porque el régimen no permitió el ingreso.

Tenemos más de un año exigiendo la apertura del Canal Humanitario y hoy sigue siendo una bandera de nuestra lucha. Nuestras exigencias siguen siendo las mismas, apertura de un canal humanitario, libertad de todos los presos políticos, elecciones generales y respeto a la Asamblea Nacional.

Por esas 4 razones estuvimos 4 meses en la calle, 4 meses protestando, y la respuesta del régimen a nuestra protesta pacífica fue desproporcionada, fuimos agredidos a quemarropa, perseguidos, torturados, heridos.

Hoy la cicatriz más profunda son los 123 muertos producto de la represión sistemática de las fuerzas armadas y de los colectivos que actúan bajo órdenes de la dictadura. Hay 590 presos políticos, constantemente sometidos a tratos inhumanos, crueles y degradantes.

Es necesario que nos ocupemos de las preocupaciones y del dolor del más necesitado, nuestro pueblo no puede seguir buscando en la basura para comer, nuestros niños no pueden seguir muriendo por desnutrición como viene ocurriendo, los enfermos no pueden seguir aguantando tanto dolor, la inseguridad no puede seguir enlutando familias, la dictadura no puede seguir oprimiendo al 90% de los venezolanos rechazamos a Nicolás Maduro y a su modelo fracasado, de hambre, escasez, inseguridad, falta de servicios básicos y represión.

El mundo está con nosotros, hoy prácticamente todo el continente se ha pronunciado en contra de la violación de DDHH en Venezuela.

Como activista de derechos humanos, seguiré firme y con más fuerza, levantando mi voz, seguiré denunciando en Venezuela y en el mundo las violaciones de los DDHH, seguiré apostando y trabajando por el Rescate de nuestro país, porque tenemos derecho a vivir y porque esta lucha, es una lucha por amor: a nuestras familias, a nuestro pueblo, a nuestro país.

Fuerza y Fe

Lilian Tintori

Activista de Derechos Humanos